Armando Iachini

Armando Iachini: El legado de los arquitectos italianos

Una de las cosas que hay que destacar de una buena parte de la población inmigrante italiana, es que al llegar a Venezuela para reconstruir sus vidas, también contribuyeron a reconstruir una nación que se encontraba en los albores de la explotación petrolera.

Para mediados del siglo XX se habían establecido en Venezuela las colonias más grandes formadas por los inmigrantes italianos. Los arquitectos, ingenieros y artesanos italianos comprendieron los relieves y las condiciones naturales que ofrecía el valle de Caracas mucho mejor que cualquier otro maestro de la construcción, aportándole no sólo un aire funcional, sino también gracia, y sobre todo arte.

Más información

Leer más

Armando Iachini

¡IMPORTANTE! La novela de un francés en Caracas

Sabana Grande, como muchos otros rincones de Caracas, está repleto de anécdotas, una de ellas gira en torno a la novela Papillon, una obra conocida principalmente por su adaptación al cine que fue escrita en las mesas del Gran Café por el inmigrante francés Henri Charrère.

Charrière fue un personaje singular en todos los aspectos, cuenta Armando Iachini. Se codeó con parte de la bohemia caraqueña de mediados de la década de los cuarenta y las anécdotas que tenía para contar sobre su encarcelación (por un supuesto crimen que no cometió) y sus múltiples intentos fallidos para evadirse, lo hacían un hombre con el que valía la pena conversar.

Más información

Leer más

Armando Iachini

Armando Iachini: Ilario Giunchi, el sabor salernitano a Caracas

Ilario Giunchi es, junto a Pepe Petrucci, uno de los fundadores de La Montanara. Este inmigrante italiano, al igual que su socio, tiene una larga historia de trabajo y esfuerzo lejos de su Italia natal, con el aval de haber formado parte de Da Franca, uno de los establecimientos de comida italiana en Venezuela más emblemáticos.

Vito y Franca Facco fueron los fundadores del Da Franca, el mismo restaurant en el que Giunchi adquirió todo su conocimiento, el que le permitió colocarse al frente de la cocina de La Montanara en Miami, un establecimiento que los empresarios italianos abrieron luego del éxito del local de Las Mercedes, comenta Armando Iachini.

Más información

Leer más

Armando Iachini

¡DEBES SABERLO! Sabana Grande, el centro intelectual de Caracas

El Boulevard de Sabana Grande fue uno de los sitios más cosmopolitas de Caracas. Originalmente se llamaba Calle Real de Sabana Grande, hasta que el general Marcos Pérez Jiménez decidió rebautizarlo como avenida Abraham Lincoln, nombre que perdió con el paso de los años.

Los grandes cafés de inmigrantes europeos y a la presencia de muchos jóvenes intelectuales, tanto venezolanos como extranjeros, contribuyeron a que este lugar se volviera tan concurrido. El Piccolo Café y el Gran Café de Papillon, vieron pasar por sus mesas a grandes artistas y escritores, además de los inmigrantes provenientes de países como España, Italia y Argentina, quienes componían la bohemia de aquellas épocas, explica Armando Iachini.

Más información

Leer más

Armando Iachini

Armando Iachini: La huella de la tradición culinaria italiana en Caracas

Lugares donde comer buena comida italiana abundan en la capital venezolana y la razón de ello es muy simple: los miles de inmigrantes de esta nación europea se trajeron consigo sus recuerdos, sus costumbres, y entre ellas el delicioso sabor de la gastronomía de Italia.

Un punto para comer pasta en El Paraíso

La Tagliatella tiene más de tres décadas en el mismo lugar, a escasos pasos de la Avenida O’Higgings, fue fundado por una familia italiana y es uno de los mejores lugares para comer pasta que se encuentran en el oeste de la ciudad. Por muchos años este era el lugar ideal si se quería comprar pasta fresca por kilo, salsas y pastichos, pero desde hace mucho es posible saborear todo este sabor en un acogedor restaurante.

Más información

Leer más

Armando Iachini

¡NO TE LO PIERDAS! Pepe Petrucci, el creador de restaurant La Montanara

Pepe Petrucci llegó a Venezuela en el año 1953 desde Le Marche, un pueblo de su Italia natal. Como muchos otros inmigrantes italianos llegó a estas tierras buscando mejores oportunidades y huyendo de la profunda crisis que la Segunda Guerra Mundial había ocasionado al continente europeo.

Al segundo día de estar en tierras venezolanas ya trabajaba como asistente de cocina y mesonero en el restaurante Montevideo, un local que se encontraba ubicado en la antigua calle La Línea, llamada así por la línea del tranvía que la recorría, y que en la actualidad es la Avenida Libertador.

Más información

Leer más