Armando Iachini: Pesebre, una tradición de Nápoles para el mundo

Fue en la ciudad de Nápoles donde se elaboraron las primeras piezas que componían la escena del nacimiento del hijo de Dios en Belén. Los artesanos napolitanos concibieron esta representación inspirándose en los textos bíblicos, y la costumbre no tardaría en extenderse a otros países de Europa, como España.

Los colonizadores españoles introdujeron la costumbre del Belén o el Pesebre en nuestro país, hacia el siglo XVI. Las familias cristianas y devotas más acaudaladas, podían concederse el privilegio de instalar una de estas representaciones en sus hogares y no tardó en extenderse por España y América Latina con el paso de los años.

Armando Iachini - Pesebre

El pesebre, que originalmente es el nombre que recibe el recipiente en el que comen los animales en el establo, adquirió este nombre en la cultura popular venezolana precisamente porque fue en un amparo como este, con suma humildad y huyendo del rey Herodes, que Jesús se hizo hombre. Comenzó a dársele el nombre de pesebre, en especial por las figuras de la mula y el buey, quienes presenciaron el alumbramiento de María.

En Nápoles, donde surgió la tradición del pesebre o Belén, hay testimonios de que la primera instalación se hizo en la iglesia de Santa María del Pesebre, en el año 1025. Durante el siglo XIV la constancia de la existencia del pesebre en la cultura italiana se hizo más tangible, de tal modo que en Amalfi existió una capilla para albergar el Belén de la casa de Alagni.

Ya hacia la segunda mitad del siglo XV se tuvo constancia de la creación de un nacimiento de Pietro Alemanno y Giovanni Alemanno, integrado por doce piezas. Antonio Rossellino, escultor italiano del Renacimiento, hizo una hermosa representación del nacimiento de Jesús en mármol, pieza que aún se conserva en Sant’Anna dei Lombardi.  Las primeras piezas de barro cocido datan del siglo XVI y fueron llevadas a cabo por Matteo Mastrogiudice para un noble de Sorrento.

Armando Iachini - Pesebre2

La época dorada de los belenes italianos se ubica en el período Barroco, ya que las escenificaciones no sólo se concentraban en los acontecimientos propios de la escena de la Natividad, sino que además los escultores y artesanos tuvieron la inquietud de recrear lo que ocurría en el mundo exterior. Así surgió la representación de establecimientos como tabernas, carnicerías, verdulerías y panaderías, para mezclar la vida mundana con el sacro acontecimiento.

Durante el reinado de Carlos III de Borbón, a las imágenes de los pobres campesinos y pastores, se sumaron las figuras que representaban a la nobleza y a la burguesía, apelando a las clases sociales más pudientes de la sociedad del siglo XVIII. Hoy en día se conserva, en el Museo de San Martino, el pesebre Cuciniello, considerado el Belén napolitano más emblemático de la historia.

Armando Iachini - Pesebre3

La fama de los belenes italianos es ampliamente conocida en el mundo y son consideradas piezas de gran belleza y valor artístico. En Venezuela, no sólo por la llegada de los primeros españoles a nuestras tierras, sino también por la posterior penetración de los inmigrantes italianos, el pesebre es una tradición decembrina que florece en millones de hogares. Algunos más escuetos que otros, pero siempre siguiendo las líneas del legado de los napolitanos, que se extendió por Europa y, a su vez, por los países colonizados por las naciones más piadosas del viejo continente.

Artículos Relacionados

Armando Iachini

Armando Iachini, empresario venezolano de origen italiano, dirige la compañía Construcciones Yamaro, C.A., encargada de llevar a cabo proyectos de ingeniería civil.