Armando Iachini  La primera Vespa se presentó en 1946

Vespa: diseño italiano difundido por el mundo

La Vespa es a las motocicletas lo que Ferrari es a los automóviles, y es que cuando Piaggio presentó la primera motocicleta de esta marca en Génova, en el año 1946, nunca imaginó las repercusiones que este medio de transporte tendría en el resto del mundo.

 Ferrari, Armando Iachini 

Piaggio es una empresa de tradición italiana que cuenta con más de 120 años de historia. Fue fundada en el año 1884 por Rinaldo Piaggio, un joven visionarios que sólo contaba con 22 años de edad.

 Rinaldo Piaggio, Armando Iachini 

Por aquél entonces desarrollaban piezas destinadas a embarcaciones de lujo, pero antes de que el siglo XIX llegara a su fin, ya producían vagonetas, camiones de carga y motores, entre otras cosas.

Armando Iachini, embarcaciones de lujo

La Primera Guerra Mundial supuso un cambio radical en el mercado industrial en el que se había enfocado Piaggio, motivándolos a la construcción de aeroplanos e hidroaviones, segmento al que se dedicaron por muchos años.

Se construye la primera Vespa

A pesar de que Piaggio consiguió abrir una fábrica en Pisa y otra en Pontevedra, la enorme depresión financiera que sobrevino a la Segunda Guerra Mundial hizo que Enrico Piaggio se planteara un producto de bajo costo, destinado al consumo de masas, que le hiciera alzar los ingresos de su compañía, y fue así como surgió la idea de la primera Vespa (abispa en italiano).

Esta legendaria scooter, con setenta años en el mercado, estaba inspirada en las motocicletas que empleaban los paracaidistas. La primera Vespa fue llamada Paperino por su extraña apariencia y Corradino D’Ascanio fue el hombre encargado de pulir la apariencia de este prototipo, que no convencía del todo a Enrico Piaggio.

Armando Iachini, primera Vespa

Con una carcasa que cubría el motor, protegía al conductor de ensuciarse y permitía cambiar sin problemas los cauchos en caso de pinchazos, las primeras quince Vespas fueron producidas en la fábrica Piaggio de Pontevedra y presentadas en abril de 1946 en el Club de Golf de Roma.

Las anécdotas cuentan que al verla, Enrico Piaggio exclamó: “Bello, sembra una vespa” (Bello, parece una avispa), y de ahí proviene su nombre. Aunque la popularidad de estas motocicletas se extendió por el mundo en la década de los cincuenta y los sesenta, aún se siguen fabricando.

La Vespa tuvo un enorme éxito en el Reino Unido y a Venezuela llegó durante la segunda mitad del siglo pasado, donde se convirtió en un vehículo de paseo y de trabajo. Fue importada al país, principalmente, por inmigrantes italianos amantes de las motocicletas y la velocidad.

Artículos Relacionados

Armando Iachini

Armando Iachini, empresario venezolano de origen italiano, dirige la compañía Construcciones Yamaro, C.A., encargada de llevar a cabo proyectos de ingeniería civil.